Momento Espírita
Curitiba, 17 de Agosto de 2022
busca   
no título  |  no texto   
ícone ¿Cuándo nace un padre?

Algunos nacen en las dependencias de la maternidad o del hospital, justo después que el espectáculo del parto trajo al mundo al ser que la madre guardó con amor en su vientre.

Algunos nacen meses antes, en los segundos después de la confirmación del embarazo, allí en el sencillo examen de farmacia o en la afirmación categórica del médico especialista.

Hay aquellos que nacen más tarde, cuando se dan cuenta de que el bebé que llevan en los brazos les admira de manera especial.

O cuando reciben la primera sonrisa. O aquel incomprensible balbucear de una palabra que juran que es papá.

Otros, más tardíos, que por su historia de vida se negaron a vivir la experiencia de la familia en los primeros momentos, después maduran y vuelven, buscando recuperar al menos un poco del tiempo perdido.

Lo que sí es cierto es que no todos los padres nacen al mismo tiempo. No todos los padres nacen con sus hijos. Cada uno tiene su propio tiempo.

Por eso, vale la reflexión: ¿Cuándo nace un padre?

Los primeros son aquellos que, a partir de la noticia del embarazo, sienten que su vida se transforma. Se emocionan, no caben en sí. Están delante de un desafío. También de una oportunidad inigualable.

Siempre hay cierta inseguridad, sobre todo cuando es la primera vez. ¿Seré capaz de afrontarlo? ¿Seré capaz de mantenerlo? ¿Seré un buen padre?

Por otro lado, les viene de inmediato una fuerza, una energía que no saben de dónde, una certeza íntima de que todo saldrá bien.

Estos padres también nacen cuando comienzan a cuidar de la esposa-madre, de una manera especial. Intentan ponerse en su lugar en ese momento tan delicado de su vida.

Son compañeros, amigos, respetuosos. Se sienten embarazados.

Los padres que nacen en el parto jamás olvidan aquellos momentos, principalmente si pudieron seguir el procedimiento de cerca, fotografiando, filmando, o simplemente contemplando.

No tenían una dimensión exacta de lo que ocurría en el vientre de la compañera hasta aquel instante.

Se encantan con la belleza de la vida, con los mecanismos divinos que nos traen de vuelta al planeta en cada nueva etapa.

Entienden, finalmente, que allí hay otro ser, frágil, dependiente y que sin su amor no sobrevivirá.

También, hay padres que nacen en las primeras interacciones con el nuevo bebé. Sostener en el regazo, alimentar, hacer dormir, cambiar el pañal, conversar, besar - son momentos de suprema importancia para la relación padre-hijo.

Se están construyendo los primeros vínculos, los inicios de los diálogos de entendimiento, los intercambios de cariño que serán una parte significativa del sustento emocional de esa alma.

Finalmente, están los que llegan más tarde. Esos no dejan de ser padres, pues siempre hay tiempo para nuevas oportunidades en el bondadoso corazón del Creador.

Ven a sus hijos crecidos, algunos todavía niños, adolescentes, otros ya adultos. Lamentan profundamente haber sido negligentes o no haber tenido el valor para tomar las riendas de su misión desde el principio.

Buscan recuperar el paso en la jornada presente, aunque sea para encender una pequeña llama en la senda de los hijos, ya que no han conseguido ser un sol poderoso.

 ¿Cuándo nace un padre?

¿Cuándo hace el corazón ese precioso parto y aprende a amar como nunca ha amado?

Redacción del Momento Espírita
El 19.7.2022.

© Copyright - Momento Espírita - 2022 - Todos os direitos reservados - No ar desde 28/03/1998