Momento Espírita
Curitiba, 04 de Julho de 2020
busca   
no título  |  no texto   
ícone Eso también pasará

El médium de Minas Gerais - Brasil, Francisco Cándido Xavier, comentó que, en uno de sus días de profunda amargura, pidió al benefactor espiritual que llevara a María de Nazaret su pedido de ayuda, para que ella pudiera consolarlo, ya que sus problemas eran graves.

Después de unos días, el benefactor regresó diciendo que tenía un mensaje de la madre de Jesús.

Chico inmediatamente tomó papel y lápiz y se puso en posición de apuntar: Puedes hablar, tomaré nota de cada palabra.

Emmanuel, el atento benefactor, le dijo:

Toma nota, Chico. María me pidió que trajera el siguiente mensaje:

“Eso también pasará. Punto final."

Chico tomó nota rápidamente y le preguntó al benefactor: ¿Eso es todo?

Y él respondió: Sí, Chico. La Santísima Madre pidió que le dijera que eso también pasará.

   *    *   *

Al igual que Chico Xavier, a muchos de nosotros, cuando somos visitados por el dolor, nos gustaría recibir un mensaje individual de consolación.

Pensando que la Divinidad nos ha olvidado, oramos para que los benefactores espirituales nos concedan una deferencia especial.

Sin embargo, Dios todo lo sabe y todo lo ve. Nada ocurre sin Su consentimiento, es suficiente que confiemos en Sus leyes soberanas.

Todas las cosas, en la Tierra, pasan...

Los días de dificultades pasarán...

Los días de amargura y soledad también pasarán...

Los dolores y las lágrimas pasarán.

Las frustraciones que nos hacen llorar... algún día pasarán.

El anhelo por el ser querido, llevado por la mano de la muerte, pasará.

Los días de glorias y triunfos mundanos, cuando pensamos que somos más grandes y mejores que los demás... también pasarán.

Esa vanidad interior que nos hace sentir como el centro del Universo, algún día pasará.

Días de tristeza... Días de felicidad... Son lecciones necesarias que, en la Tierra, pasan, dejando experiencias acumuladas en el Espíritu inmortal.

Si hoy, para nosotros, es uno de esos días llenos de amargura, detengámonos por un momento.

Elevemos nuestro pensamiento y busquemos la voz suave de la Madre amorosa para que nos diga cariñosamente: Eso también pasará...

Y mantengamos la certeza, debido a las dificultades ya superadas, que no hay mal que dure para siempre.

  *    *   *

El planeta Tierra, similar a un gran barco, a veces parece que se estrellará frente a la turbulencia de las olas gigantes.

Son guerras, intereses mezquinos, falta de valores...

Pero eso también pasará, porque Jesús está al timón de ese barco, y sigue con la mirada serena de quien tiene la certeza de que la agitación forma parte del derrotero evolutivo de la Humanidad, y que algún día también pasará.

Él sabe que la Tierra llegará al puerto seguro, porque ese es su destino.

Entonces, hagamos nuestra parte lo mejor que podamos, sin desánimo.

Y confiemos en Dios, aprovechando cada segundo, cada minuto, que ahora ya no es lo mismo que cuando empezamos el programa, y el de ahora, también pasará...

Redacción del Momento Espírita.
El 17.6.2020.

© Copyright - Momento Espírita - 2020 - Todos os direitos reservados - No ar desde 28/03/1998