Momento Espírita
Curitiba, 12 de Dezembro de 2018
busca   
no título  |  no texto   
ícone Escrito en las estrellas

En esta Tierra, todo pasa. Todo es transitorio.

Esto es tan verdadero que, a veces, nos olvidamos de las personas que hicieron la gran diferencia en la Tierra.

Disfrutamos, por ejemplo, de la luz eléctrica, con todos sus beneficios, raramente recordando a quien la ofreció al mundo.

Combatimos infecciones sirviéndonos de antibióticos, sin acordarnos de quién los descubrió, de quién los desarrolló, de tantos investigadores involucrados.

Sucede lo mismo con varios otros inventos que hacen nuestra vida mejor, más confortable, más saludable.

Incluso grandes obras literarias, que nos encantaron en la infancia, nos emocionaron en la juventud parece que, con el tiempo, vamos relegando al olvido.

Sin embargo los Espíritus, que no son más que las almas de los hombres que murieron, nos dicen que en la Espiritualidad existen registros preciosos de toda la Historia de la Humanidad.

En lo que se refiere a libros, por ejemplo, dicen que existen grandes bibliotecas.

Bibliotecas donde son archivados los trabajos gráficos que se hacen en la Tierra.

Afirman que cuando un escritor o un médium, sea quien sea, escribe algo que beneficia a la humanidad, queda inscrito en esa biblioteca, con un tipo de letra bien característica, traduciendo la nobleza de su contenido.

En la medida en que la mente, aquí en el planeta va elaborando, simultáneamente va plasmando allá, en esos ficheros tan sensibles, que captan la onda mental y todo lo imprimen.

Si hoy tenemos la posibilidad de archivar, aquí en la Tierra, de forma virtual, por la digitación o digitalización, imaginemos qué proceso espectacular es éste: la mente va produciendo aquí y grabando en la Espiritualidad.

Cuando la persona escribe por un ideal y no es remunerada, al ser abiertos estos libros, las letras adquieren relieve y son de una forma muy agradable a la vista, con una peculiar luminosidad.

Si es un escritor profesional, que es remunerado por su obra, pero lo que produce es edificante, de igual forma todo queda registrado.

Si la persona lo hace por un ideal y, aún estando en un momento de sufrimiento, difícil, escribe con belleza, olvidándose de sí misma para ayudar a la criatura humana, las letras adquieren una vibración musical y se transforman en verdaderos cantos.

Así, la persona oye, ve y capta los registros psíquicos de cuando el autor estaba elaborando la tesis.

Estos ficheros, en esta biblioteca, nos hacen recordar a los de la Tierra, donde están registradas las ideas que van a transformarse en la guía de orientación de la criatura humana.

Todo ello nos remite a una enseñanza del Maestro Jesús, registrada por el evangelista Mateo: En verdad os digo que todo lo que atéis en la Tierra será atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la Tierra será desatado en el cielo.

También nos dice que vale la pena, cuando estamos desalentados y sufrientes, no desanimarnos y continuar nuestras tareas.

Aquella que exige sacrificio, abnegación, esfuerzo, renuncia y, por encima de todo, tenacidad, cuando es realizada en momentos de testimonio personal o de prueba, tienen mayor valor.

Entonces, registremos lo mejor de nosotros en las estrellas de la Espiritualidad.

Redacción del Momento Espírita, con base en el cap. 12
del libro
O semeador de estrelas, de Suely Caldas Schubert,
ed. LEAL y con transcripción del cap. 18, versículo 18
,
del Evangelio de Mateo.
Le 3.10.2018.

© Copyright - Momento Espírita - 2018 - Todos os direitos reservados - No ar desde 28/03/1998