Momento Espírita
Curitiba, 14 de Outubro de 2019
busca   
no título  |  no texto   
ícone ¿Quiénes somos nosotros?

Los días trascurren muy deprisa. Las décadas que se suceden no pasan de instantes, momentos, segundos.

Ayer, recién nacidos, los primeros pasos tortuosos. He ahí el dulce ensayo para la vida: pasos vacilantes  y caídas dolorosas. Hasta que un día los pasos se afirman, ya no caemos más y aprendemos a vivir.

¿Y dónde está el niño que hace pocos instantes fuimos nosotros?

El niño que miraba a su alrededor, deslumbrado, coloreando y volviendo a colorear el mundo con los colores de la curiosidad, de la inocencia, de la fantasía.

En un breve instante, la adolescencia. Los descubrimientos, las emociones, las reacciones y los sentimentalismos exacerbados.

¿Y dónde está el joven de antaño? ¿Dónde están sus ideales, sus objetivos, el brillo en la mirada?

¿Todavía lleva sus sueños consigo o ya los ha perdido en el camino, inundados por la marea de las circunstancias?

Hoy somos adultos. Tenemos roles sociales que cumplir. Somos encargados de metas, deberes y obligaciones.

Se espera que seamos lo que debemos ser y hagamos lo que debemos hacer.

Pero, ¿quiénes somos nosotros?

¿Somos el niño que ensaya sus pasos para la vida? ¿El joven inmerso en un sinfín de emociones? ¿O incluso, el adulto en cuyos hombros pesan grandes responsabilidades?

Los días pasan muy rápido. De las horas, sólo quedan las cenizas. ¿Hubo tiempo suficiente para el niño crecer? ¿Para el joven madurar? ¿Para el adulto aprender a vivir?

¿Quiénes somos nosotros?

*   *   *

La ciencia ya no trabaja más con la noción del universo, sino con la del multiverso, un conjunto de todos los universos que están relacionados, denominados universos paralelos.

Se estima que, en nuestro universo, deben existir alrededor de doscientos mil millones de galaxias y una de ellas es la nuestra - la Vía Láctea. De pequeñas proporciones, tiene cien mil millones de estrellas. Entre esas estrellas, una en especial: nuestro Sol.

A su alrededor, orbitan planetas. Uno de esos es donde vivimos, la Tierra.

En la Tierra, han sido catalogadas más de tres millones de especies animales y, entre ellas, la nuestra, el homo sapiens. Esa especie, a su vez, cuenta con siete mil millones de individuos.

Y el cuestionamiento se repite: ¿quiénes somos nosotros?

Somos un individuo entre los siete mil millones de una única especie, computada entre las tres millones clasificadas, que vive en un planeta que orbita una estrella que es sólo una de las cien mil millones de estrellas que componen nuestra galaxia.

Esta es sólo una entre los doscientos mil millones de galaxias que existen en nuestro universo que es, finalmente, tan sólo uno entre diversos otros universos existentes.

*   *   *

Es la grandeza de la obra que revela a su Creador. Las mismas manos que crearon todo ese esplendor de luz, también crearon a cada uno de nosotros con infinitas oportunidades de progreso, de felicidad, de conocimiento, de evolución.

Somos, en nosotros mismos, todo un universo a ser explorado.

No somos nuestro acento, ni nuestra posición social. No somos nuestros bienes materiales, la religión que profesamos, el cargo que ejercemos, ni el color de la piel que tenemos.

Antes, somos el amor que cultivamos, el bien que practicamos, el conocimiento que adquirimos, las lecciones que aprendemos, la verdad que buscamos.

Del universo de posibilidades de que estamos constituidos, nosotros somos las elecciones que hacemos.

¡Pensemos en eso!

Redacción del Momento Espírita, basado
en el texto
Com quem você pensa que
está falando, de Mario Cortella.
En 20.4.2016.

© Copyright - Momento Espírita - 2019 - Todos os direitos reservados - No ar desde 28/03/1998