Momento Espírita
Curitiba, 20 de Agosto de 2018
busca   
no título  |  no texto   
ícone Amistad verdadera

¿Usted tiene amigos?

Sí aún no los tiene, no pierda tiempo. Empiece hoy mismo a conquistar amistades verdaderas, pues la amistad es un tesoro sin el que la vida en la tierra no tendría sentido.

Es una fuerza capaz de suavizar incluso los momentos más difíciles en la vida de las personas, como los de la guerra, por ejemplo.

Hay muchas historias conmovedoras a respecto de grandes amistades y la que vamos a narrar es una de ellas.

Cuenta que una vez, un soldado se dirigió a su superior y le pidió permiso para ir a buscar a un amigo que no volvió del campo de batalla.

Permiso negado, contestó el teniente.

Pero el soldado, al  saber que el amigo estaba en apuros, ignoró la prohibición y fue en su búsqueda.

Algún tiempo más tarde regresó, mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo en los brazos.

Su superior estaba furioso y lo reprendió:

- ¿No le dije que no se arriesgara? ¡Yo sabía que el viaje sería inútil!

- Ahora he perdido dos hombres en vez de uno. .

- Dígame: ¿ha valido la pena ir hasta allá para traer un cadáver?

Y el soldado, con la poca fuerza que le restaba, le contestó:

- ¡Claro que sí, señor!

Cuando yo lo encontré él estaba todavía vivo y me pudo decir:

- “Estaba seguro que tú vendrías”!

 

Historias como ésta se repetirán, con otras tonalidades, mientras exista amistad sobre  la Tierra.

¿Cuántos son los que se dedican, sin nada exigir, a cuidar de amigos enfermos, amigos en dificultades, amigos rebeldes?

Por todo esto la amistad ha sido comparada a un tesoro de valor incalculable, pues no se compra ni se vende, simplemente se conquista.

Y la verdadera amistad es la que acepta a la persona amiga como ella es, y no intenta moldearla como le gustaría que fuese.

La  amistad respeta, comprende, perdona, apoya, defiende, enaltece.

Mucha gente confunde la amistad con complicidad por interés, pero la amistad no es así.

El amigo verdadero sabe decir sí y sabe decir no cuando es preciso, aunque no sea  no sea entendido por ello. 

En nombre de la amistad, no se debe hacer todo lo que un amigo hace ni apoyarlo en todo. Eso sería una tontería.

La amistad fiel no tiene connivencia con los errores, pero está siempre alerta para socorrer cuando se hace necesario.

En fin, el amigo no es solamente el que secar nuestras lágrimas, sino el que hace de todo para  no dejarlas derramar.

***

El ejemplo más grande que pasó sobre la tierra, se llama Jesucristo.

Él, un Poeta de los mundos celestes, se convirtió en Cantor para que Su sublime voz fuera escuchada  en este minúsculo planeta.

Príncipe de los espacios siderales, se convirtió en Súbdito humilde para acercarse a los corazones sufridores.

Señor de las estrellas, se convirtió en siervo para enseñar la humildad.

Noble de origen celeste, se transformó en Esclavo por amor a los amigos-hermanos

exiliados en la Tierra.

Grandioso, hoy como ayer, es el mañana de los que lloran, sufren, esperan y aman.

Su venerable presencia se destaca dominadora sobre la humanidad, que encuentra en él aliento A sus dolores y fuerza para continuar en la escalada hacia Dios. .

Jesús es la síntesis histórica de la grandeza, de la perfección, de la sabiduría y más  que nunca, de la amistad...

 

(Historia recibida por la Internet, sin mención al autor)

© Copyright - Momento Espírita - 2018 - Todos os direitos reservados - No ar desde 28/03/1998