Momento Espírita
Curitiba, 16 de Julho de 2019
busca   
no título  |  no texto   
ícone ¿Qué es el amor?

En el aula de una escuela, donde había varios niños, uno de ellos le hizo esta pregunta a su maestra:

Maestra ¿qué es el amor?

La maestra sintió que la niña merecía una respuesta de acuerdo a la pregunta inteligente que le hiciera.

Como era hora del recreo, les pidió a los alumnos que cada uno diera una vuelta por los jardines de la escuela y le trajera algo, lo que más les despertara el sentimiento de amor.

Los niños salieron corriendo y tras algunos minutos regresaron a clase.

La maestra esperó que todos se sentaran y cuando reinó el silencio en la pequeña aula, les solicitó la tarea que les había dado: quiero que cada uno me muestre lo que ha traído.

El primer niño dijo:"yo traje esta flor, ¿no es hermosa?"

El segundo expresó: "yo traje esta mariposa. Vea maestra, los lindos colores de las alas, voy a ponerla en mi colección."

El tercer niño completó: "yo traje este pichoncito.  Se había caído del nido junto con otro  hermano. ¿verdad que es una hermosura?"

Así, los niños fueron mostrando todo lo que habían conseguido afuera, que pudiera representar el amor.

Cuando terminaron, la maestra notó que uno de los niños se había quedado quieto durante toda la exposición de sus compañeritos. Estaba avergonzado, pues no había traído nada.

La maestra entonces se le acercó y le preguntó:

- Mi amor, ¿por qué no has traído nada?

Y el niño tímidamente contestó:

- Perdóneme maestra, es que vi una flor, sentí el perfume y pensé arrancarla, pero preferí dejarla para que su perfume exhalara por más tiempo.

- Vi también una mariposa, ¡ágil y colorida! Ella parecía tan feliz que no tuve coraje de atraparla.

-  Encontré un pajarito caído entre las ramas, pero cuando subía al árbol, vi la mirada triste de su madre y preferí devolverlo al nido.

- Por eso maestra, traje conmigo sólo el perfume de la flor, la sensación de libertad de  la mariposa y la gratitud que sentí en los ojos de la madre del pichoncito al ver a su hijito de vuelta, sano y salvo.

- ¿Cómo puedo mostrar lo que he traído?

La maestra agradeció a todos los chicos y mirando al niño con las manos vacías, le dijo:

- Tú fuiste el único niño que se ha dado cuenta que el amor sólo podemos traerlo en el corazón".

                                                                             *** 

Si usted ya logra percibir las bellezas que Dios ha creado para adornar el planeta que nos sirve de vivienda, no intente retener esas maravillas para solamente para sí, pues eso no es amor, es egoísmo.

Si usted admira las flores, déjelas en el sitio que están, para que los otros puedan también sentir su perfume y admirar su hermosura.

Si usted queda extasiado al contemplar los pájaros deslizándose levemente en el aire, no los atrape en jaulas, para que otras personas puedan también admirarlos.

Si usted aprecia ver los ríos de aguas cristalinas corriendo entre las piedras, no contamine su lecho,  para que otros ojos puedan igualmente contemplarlos.

Si a usted le gusta bañarse en las aguas limpias del océano, no las enturbie, para que todos puedan usufructuar esa maravilla

Si usted se siente bien respirando aire puro, presérvelo para que todos puedan disfrutar de ese beneficio.

Y, por fin, recuerde: el verdadero sentimiento de amor sólo puede ser llevado en el propio corazón.

 

 (Basado en un texto de autor desconocido)

© Copyright - Momento Espírita - 2019 - Todos os direitos reservados - No ar desde 28/03/1998